Parques Científicos y Tecnológicos: ciudades del conocimiento

Estados Unidos, país que siempre ha luchado por ocupar un lugar destacado en los diferentes mercados, entendió lo beneficioso de relacionar el mundo empresarial con la Universidad. Nació así el concepto de parque tecnológico. Otro fenómeno similar se produjo en Japón en la misma época: las tecnópolis. Un país con una demografía excesiva en sus ciudades veía de este modo la posibilidad de repartir los procesos de investigación y producción, albergándolos fuera de ellas. En España se crearon los polígonos industriales, con grandes ayudas de los gobiernos autónomos.

 

La APTE (Asociación de Parques Tecnológicos de España), al definir lo que es un parque tecnológico, sostiene que se trata de un proyecto, generalmente asociado a un espacio físico, que presenta una serie de características como las relaciones que mantiene con otras entidades y las que se producen entre las empresas que allí tienen cabida que le confieren una personalidad propia. Ahondando en estas particularidades, destacan los vínculos que tiene con la Universidad, centros de investigación y otras instituciones de educación superior. De ello se benefician tanto los alumnos que pueden adentrarse en el mercado laboral y exponer sus proyectos, como las empresas que se aprovechan del conocimiento y los avances tecnológicos que se originan en estas organizaciones.

 

Otra singularidad es que está destinado a la formación y crecimiento de empresas basadas en el conocimiento así como de aquellas que pertenecen al sector terciario. De esta faceta se desprende el fenómeno de la incubación de empresas por parte de estos organismos. La gerencia de los parques se preocupa de ofrecer asesoramiento sobre la viabilidad del proyecto, estudios de mercado, servicios jurídicos y orientación sobre aspectos económicos, además de locales donde instalarse. También se produce la creación de empresas que se separan de la firma matriz para realizar proyectos independientes. Se denomina spin-off.

 

La tercera peculiaridad es que existe un organismo que promueve la comunicación de tecnología entre las firmas que residan en él. Se trata de establecer conexiones entre las empresas para que se puedan intercambiar conocimientos del modo más natural posible. Aunque no mencionado entre las condiciones de la definición, mencionar que uno de los fundamentos de estas “ciudades del conocimiento” es favorecer el desarrollo y alentar el auge económico de la zona en donde se hallen. Por último, citar una serie de datos que confirman la relevancia que están consiguiendo este tipo de entidades con el paso de los años. Existen en España 19 Parques Tecnológicos, 1.520 empresas con alrededor de 40.575 trabajadores, 8.015 profesionales dedicados a I+D y 5.535 millones de euros de facturación.

 

Silicon Valley

 

Desde hace unos años es notorio el avance imparable que las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información están experimentando. Prácticamente, la mayoría del resto de sectores y servicios se están beneficiando de este poderoso auge. Para avivar todo este proceso y su funcionamiento como engranaje perfecto se camina hacia las “ciudades del conocimiento”.

 

El origen de esta imparable carrera hacia un futuro mejor se halla en el valle de Santa Clara, en California. La Universidad de Stanford veía como sus mejores talentos se marchaban hacia otras partes del país, en especial a la costa este. No había nada que alentase a los licenciados a permanecer allí, un lugar predominantemente agrícola. Sin embargo, uno de sus profesores, Frederick Terman, observó que gran parte de los terrenos de la Universidad se hallaban desaprovechados. Atando cabos estableció un plan que incentivase a los alumnos a quedarse y fundar sus empresas en el valle, con la ayuda de programas de capital riesgo, y urbanizó e hizo habitable aquellas parcelas. El éxito de estudiantes como William Hewlett y David Packard, fundadores de la firma Hewlett-Packard , animó a otros muchos a establecerse y crear sus empresas en lo que sería más tarde conocido como Silicon Valley.

 

Su despegue sucedió en los años 80 con el lanzamiento del ordenador personal, creado unos años antes. Conceptos como semiconductores, software, informática, Internet y comercio electrónico han estado muy unidos a la evolución de Silicon Valley. A la hora de señalar las claves que han propiciado su fama destacan las teorías de S. Cohen y G. Fields, de la Universidad de Berkeley. Según estos autores ha sido determinante la estrecha relación con las Universidades de Stanford y San Francisco, las facilidades dadas por las entidades financieras para la creación de empresas, la ayuda prestada por el Pentágono para el desarrollo de la electrónica y el intercambio de trabajadores entre las firmas con la consiguiente permuta de conocimientos.

 

Sin embargo, la historia de Silicon Valley también ha vivido momentos de crisis. Ejemplo de ello son las empresas Punto – com. En el año 2.000 este tipo de empresas subieron como la espuma para caer alarmantemente en el 2.001. Miles de trabajadores fueron despedidos. Ahora como medio de abaratar costes ponen sus miras en la India, país donde hay gran cantidad de profesionales altamente cualificados por los que pagan salarios más bajos y rinden un número mayor de horas. Por si fuera poco, los procesos de externalización, que no entienden de fronteras, tientan a las empresas a cambiar de sede e instalarse en otros países.

 

Pero Silicon Valley también es conocido por su manera de afrontar los malos momentos y subirse de nuevo a la ola de la innovación. ¿Cómo reinventarse a sí mismos, salir de la crisis y cabalgar a lomos de un futuro esperanzador? Los analistas creen que ha llegado el momento de la Nanotecnología, disciplina científica que se encarga de la producción de estructuras de minúsculo tamaño, a escala nanométrica. Más concretamente, de la combinación de esta área con la Biotecnología y las Tecnologías de la Información. Una revolución que vendrá a dinamizar no sólo Silicon Valley, sino gran cantidad de parques tecnológicos. En palabras de Seth Feary, vicepresidente de Joint Venture Silicon Valley Network, se quiere llegar a la creación de una red de centros tecnológicos en el mundo para la transferencia de información y de personas de forma que puedan aprender unos de otros.

{mospagebreak }Walqa

 

Era importante para Aragón concienciarse de que el futuro pasa por las Tecnologías de la Información y Comunicación. En el ámbito empresarial, la globalización a la que tanto ha ayudado Internet permite un mayor conocimiento de la ingente oferta de productos y servicios del mercado. Un posicionamiento puntero en la red permite un acercamiento entre cliente y empresario que, respaldado por una eficaz gestión, permitirá minimizar costes y alcanzar buenas cotas de productividad.

 

Fruto del acuerdo entre el Gobierno de Aragón, mediante el Instituto Aragonés de Fomento, y el Ayuntamiento de Huesca, nace en esta localidad el proyecto Walqa, con el objeto de ser un referente en las áreas de innovación e I+D en los campos de las nuevas tecnologías de la comunicación, Internet y comercio electrónico. El éxito alcanzado desde sus inicios se muestra en la ocupación del 100% de la superficie de la Fase I del Parque. Actualmente, cuenta con tres edificios construidos más el llamado Edificio Pulmón, propiedad del CEEI que alberga a varias empresas, y se está levantando el Edificio Cuatro. “La demanda del espacio en Walqa es alta y existen ya importantes reservas de la superficie de este nuevo edificio” comenta Carlos Álvarez, Director de Walqa.

 

Personal muy cualificado y espacio donde poder ubicarse, además de la proximidad de la Universidad de Zaragoza son algunas de las causas del interés que suscita Walqa. La relación de colaboración con la Universidad supone un soporte a la preparación y formación de alumnos. La creación de laboratorios específicos destinados a la investigación e innovación sirve de estímulo al asentamiento empresarial, al poder aprovecharse de los adelantos y experiencias conseguidos en ellos.

 

Conviene señalar los ambiciosos planes en los que Walqa está inmerso. Destacan los proyectos Infobussines, basado en la cooperación entre grandes y pequeñas empresas, y Géminis, que pretende unir los Parques Tecnológicos de Walqa con el de Pau Cité Multimedia para intercambiar ideas y ofrecer servicios conjuntos. Muestra de la preponderancia que Huesca está obteniendo en este campo es la acogida de la III Conferencia de la APTE en su Parque Tecnológico en noviembre de este año. El futuro se presenta ilusionante para el sector de las nuevas tecnologías en Aragón.

 

Enlaces

 

El número de parques tecnológicos se triplicará en España en 2006

El fenómeno del spin off

Construyendo tecnoceldas: un modelo para el desarrollo tecnológico en regiones de bajo desarrollo económico

Alarma en Sillicon Valley: El empleo tecnológico se desplaza a la India y otros países en desarrollo

¿Las nuevas tecnologías ya pasaron a la historia?

Redes ciudadanas: construyendo nuevas sociedades de la era digital

La Frontera y las Regiones: Notas para el Debate

«India contrata» y Silicon Valley se queda en el paro

Walqa y el centro de Pau crearán un parque virtual

Gestión, Financiación y Explotación de Parques Científicos y Tecnológicos

Walqa, trampolín formativo y profesional para los alumnos de la Universidad de Zaragoza